Noticias

músculo soleo

Músculo sóleo: patología y tratamiento

El músculo sóleo se sitúa en la parte posterior de la pantorrilla bajo el músculo gastrocnemio o gemelo. Su origen proximal está en los huesos peroné y tibia por su parte trasera y su inserción distal en el hueso calcáneo a la altura del talón. Su función es la flexión plantar del tobillo estando la rodilla estirada y nos permite ponernos de puntillas, forma parte del triceps sural junto con el gemelo.

Lesiones más comunes

La principal patología está provocada por un excesivo uso del músculo, en caso de que este sobreuso provoque una rotura hablaremos del signo de la pedrada (ocurre tanto en el sóleo como en el gemelo y el paciente nota como si le hubiesen golpeado en la parte posterior de la pantorrilla) y nos encontraremos con diversos grados según la gravedad: grados I, II y III.

Grado I

Suele ser el más habitual, hablaríamos de microrrotura y afectaría a pocas fibras musculares.

Grado II

Afecta a una mayor cantidad de fibras, pero sin llegar a rotura total del músculo y podría aparecer una pequeña deformación.

Grado III

Nos vamos a encontrar con rotura total del vientre muscular, con presencia de un dolor intenso y posiblemente con la presencia de un extenso hematoma.

El diagnostico de la lesión es posible mediante el uso de la ecografía, aunque en los grados II y III, la presencia de una deformación nos va a poner sobre aviso de la importancia de la lesión.

El tratamiento de fisioterapia comenzará de forma temprana con la intención de controlar y reducir la inflamación y el hematoma en las primeras 72 horas mediante la aplicación de hielo, junto con reposo por parte del paciente.

El tratamiento fisioterápico va a consistir en la realización de ejercicios, comenzando en un principio con ejercicios isométricos, después empezaremos con ejercicios activos en los que entrenaremos el sóleo realizando extensión de tobillo. Dentro del programa de rehabilitación de esta lesión, utilizaremos magnetoterapia para le regeneración de las fibras lesionadas y onda corta o microondas para la reabsorción del hematoma.

Debemos tener en cuenta la necesidad de terminar las sesiones de tratamiento con fases de estiramiento muscular, debido a la importancia de que la alineación de las fibras musculares sea correcta ya que nos va a evitar recidivas.


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Si sigues navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies