Noticias

fisioterapia y trastornos del equilibrio

Fisioterapia y trastornos del equilibrio

Cuando hablamos de trastornos del equilibrio, nos vamos a referir a vértigos, mareos, desequilibrios y síncopes todos ellos con una variada etiología.

  • Vértigos: Nos encontramos con la ilusión de que nos movemos o que es el medio que nos rodea el que se mueve, y viene acompañado en ocasiones de vómitos, palidez, sudoración y sensación de nauseas, la mayoría de los casos son debidos a problemas en el laberinto.
  • Mareos: Existe una sensación en el paciente de inseguridad en su percepción del movimiento y la gravedad. Puede venir acompañado de dolor de cabeza, taquicardia y parestesias.
  • Desequilibrio: Se define como una sensación de perdida de estabilidad sin que exista percepción de movimiento, en personas jóvenes suele tener una causa neurológica.
  • Síncopes: Es una pérdida de consciencia o desmayo que suele venir precedida de zumbidos, sudoración, palidez o nauseas.

¿Cómo nos ayuda la fisioterapia ante estos trastornos?

Aunque no es muy conocida, la fisioterapia vestibular es una rama de la fisioterapia que se encarga de tratar a pacientes con todo tipo de trastornos vertiginosos o del equilibrio.

El fisioterapeuta vestibular va a trabajar mediante una serie de ejercicios con la intención de disminuir los mareos, vértigos o desequilibrios mejorando la estabilidad y la calidad de vida de estos pacientes.

La fisioterapia vestibular se sustenta sobre cuatro pilares de tratamiento básicos en los que van a incluirse todos los ejercicios que conforman esta rama de la fisioterapia.

  • Rehabilitación del reflejo vestíbulo ocular (RVO): Este reflejo aparece cuando la cabeza realiza un giro, provocando un estímulo simétrico en oído, cabeza y globos oculares. Si se pierde este reflejo aparece sensación de mareo e imagen borrosa.
  • Reeducación del equilibrio estático y dinámico: Se realizan tablas de ejercicios que trabajan el equilibrio tanto estático como dinámico.
  • Ejercicios de habituación: Tratamos de que el paciente se habitúe a aquellas posiciones que le generan la sensación de vértigo.
  • Ejercicios de mantenimiento: Estos ejercicios van dirigidos a volver a recrear actividades comunes en la vida diaria del paciente.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Si sigues navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies